Aventuras

Nuevos proyectos

Amelie_and_Nino
Fotograma de “Amelié”.

Me he tomado muchas semanas, para volver a escribir, y es que desde hace algún tiempo mi esposo y yo venimos trabajando en nuestro proyecto. Dejar la vida en el barco no es una decision fácil. Implica pensar en dinero, casa, comida y gastos de servicios. Detalles que no tenían importancia durante la estadía a bordo ya que nuestra casa era el barco.

Pero, ¿por qué dejar la vida en el mar, si era tan excitante y productiva? Les confieso que desde algún tiempo teníamos ganas de echar raíces en algún lugar. Después de una larga temporada viajando y conociendo, coincidimos con mi esposo en buscar nuestro “país de los sueños”.

Todos sabemos que no existe el país de las maravillas. Algunos amigos me aconsejaron quedarme en Lima, en donde ya tengo contactos, casa, familia… Por el lado de mi esposo, la situación en Serbia es muy regular y no nos veíamos viviendo de la fotografía.

Si bien es cierto, amamos nuestros países de origen, queríamos algo nuevo. Nos imaginábamos una ciudad muy moderna y verde y con gente de muchas partes del mundo conviviendo en paz.

Ya sé que suena muy idealista, pero en nuestro recorrido por Nueva Zelanda y Australia vimos lugares muy similares a los que habíamos soñado.

En los puertos de Hobbart, Dunedin, Akaroa, Auckland y Wellington el ambiente era muy fresco y seguro. Nunca tuve que ajustar la cartera contra mi cuerpo, ni evitar caminar sola en la calle frente a los grupos de chicos para evitar que me molestaran como sucede en Lima.

En todo momento andábamos tranquilos. Los niños jugaban solos en los parques. Los semáforos funcionaban perfectamente y podías activarlos con un botón para que detuvieran el tránsito de autos y tuvieras la prioridad para cruzar la calle.

20141108-DSC_7163
Akaroa, Nueva Zelanda. Foto Sara Apaza.

Todo lucía moderno, hasta las granjas de ovejas. Estábamos fascinados por cómo las áreas verdes estaban tan bien cuidadas, y me refiero a espacios públicos y privados por igual.

Marko y yo nos quedamos con muchas ganas de volver. Sin embargo, los trámites migratorios son sumamente caros y engorrosos. Para que tengan una idea, solo aplicar al visado de Nueva Zelanda exige el pago de unos 360 dólares Americanos.

Además, hay que tener en cuenta que las solicitudes pueden tardar hasta 6 meses en ser procesadas.

Les comentamos nuestra situación a algunos amigos y fue así que uno de ellos nos sugirió pensar en un destino más cercano y accessible.

Fue así que nos hablaron de Vienna. Para ser sincera, nunca escuché mucho sobre Austria, mas allá de saber que existe una pequeña colonia de descedientes austríacos en la selva de Perú (Oxapampa, Pozuzo).

Entonces nos pusimos a investigar, incluso viajamos hasta Viena para conocer más sobre su cultura y sociedad.

No se los he comentado hasta ahora, pero yo era una limeña que siempre quiso vivir en Francia. Me alucinaba Amelie Poulain, sirviendo cafés en el romántico Paris, lleno de flores y de lluvias ligeras.

Amelie-Cafe
A los 18, yo creía que era Amelié. ❤

Soñaba con mis días mirando el Sena como Vallejo*. Escribir mis poemas y dibujar mis fantasías mirando a la gente pasar.

Los caminos de la vida tienen rumbos inesperados. Viena es bella, moderna y tiene aliento de libro Viejo. Andan por sus calles jóvenes entusiastas, abuelas perdidas y hombres gruñones que van al súper. Austríacos, chinos, turcos y serbios  todos conviven en una ciudad de casi dos millones de personas.

Siento un poco de miedo por el viaje. Aún no sabemos la duración de esta próxima temporada, pero creo que mejor es arrancar el coche, en vez de quedarnos a calentar el asiento.

Precisamente por ello,  voy a desconectar un poquito del Diario Gitano. Al menos, por ahora. Marko y yo, nos tenemos que poner de lleno con lo de nuestra página web y las redes sociales para conseguir nuestros primeros clientes.

Si van a Vienna, visítenme y nos tomamos un cafecito o ¿por qué no?, podemos ir a los juegos del Prater Park que me recuerda al parque de diversiones de Amelié. ¡Hasta tienen un tren fantasma como el de la película!

Amelie-075835609_1216601151106_500_281

¡Hasta pronto, trotamundos! Los dejo con esta canción como soundtrack de este post.

 

*Poeta peruano, autor de Trilce y otras joyas.

P.D. Si tienen alguna pregunta o comentario sobre el blog, escríbanme por aquí, a la página del face, o al Instagram que- en la medida de lo posible- trataré de responderles y ayudarlos. ¡Besos!

Anuncios

Un comentario sobre “Nuevos proyectos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s