Aventuras·Viajes

Vacaciones en Serbia (Parte 2)

Los primeros días en Serbia pasaron súper rápido. Ni siquiera me dio tiempo de desempacar. Había que conocer a la familia y a los amigos.

16022015-IMG_8609
Árboles de Pozarevac.

Mi primera impresión de Serbia fue que se vive en una especie de otoño eterno. En febrero era pleno invierno, pero el sol salía y los árboles estaban desnudos, todas las hojas secas sobre el suelo formaban infinitas alfombras de nostalgia.

14022015-IMG_8498
Pozarevac. Una postal camino a la casa de la abuela.
15022015-IMG_8561
Al atardecer.

Pozarevac, la ciudad de mi novio en donde transcurrió la mayor parte de mi estadía, es una ciudad pequeña y melancólica a una hora de la capital.

Caminar por las tardes envueltos en nuestros abrigos era algo relajante. Es un lugar donde todo queda a 10 o 15 minutos andando. La arquitectura me recordaba mucho a los edificios de la Lima noventera.

La ciudad de nieve

Al quinto día viajamos a Zlatibor, un distrito en las montañas al oeste de Serbia. Era mi primera vez en la nieve. Para llegar hasta este pueblo habíamos viajado unas cinco horas en bus desde Belgrado. El paisaje era hermoso. Todo blanco y las casas de madera como en las postales.

20150218-IMG_8617
Primera mañana en Zlatibor.

Mi relato revela un asombro infantil, pero es sincero. Nunca viajé hasta cuando cumplí los 19 años. Mis padres nunca pudieron costear un viaje familiar, entonces solo tuve oportunidad de conocer lugares hasta cuando comencé a trabajar.

Los árboles en Zlatibor no estaban desnudos, eran altísimos pinos verdes y rojizos. Era lindo salir de casa a hacer las compras y atravesar parte del bosque hasta llegar a un mini mercado en donde escogíamos los vegetales para el almuerzo y la cena.

20140218-DSC_5595

Algunas mañanas las dedicamos a descansar, otras a pasear y fotografiar. Aprovechábamos la luz intensa reflejada en la nieve para retratarnos o capturar el paisaje.

20150218-IMG_8704
Atardecer en Zlatibor.

Los atardeceres allí también eran memorables. La luz anaranjada en contraste con el blanco azur de la nieve… mientras adultos y niños se divertían entre las colinas.

Marko deslizándose en u salvavidas XD.
Marko deslizándose en u salvavidas.

Las opciones para pasar el tiempo son variadas. Para los avezados hay centros de sky, para los menos aventureros como yo hay laderas para resbalarse en anillos salvavidas y por las noches abre un pequeño parque de diversiones que tiene una pista de patinaje.

Aunque parezca mentira, logré patinar, luego de que mi novio emprendiera una extensa charla motivacional conmigo, ja ja ja. No soy una persona amante de los deportes y además soy muy temerosa (para algunas cosas). Entonces, cuando me vi patinando (o intentando patinar) me sentí feliz, aunque mi felicidad fue fugaz, no duré más de 30 minutos.

En la pista de patinaje.
En la pista de patinaje.

Zlatibor es un destino ideal para parejas y familias. Ofrece un clima frío, pero con una luz hermosa (nuestros días transcurrían entre los 4 y los 0 grados centígrados), naturaleza, actividades, restaurantes, mercados y ferias artesanales.

En esta parte de Serbia se comercializan muchos productos lácteos y vitivinícolas. Además de la gran variedad de rakijas artesanales hechos de frutas y hierbas.

Rakija, ¡salud!!!
Rakija, ¡Salud!!!

Los días en Zlatibor fueron una especie de sueño…

Retorno a Pozarevac

A nuestro retorno los amigos nos esperaban ansiosos. Querían ir de fiesta con nosotros, presentarnos a sus familias y a otros amigos.

Marko junto a sus amigos en Pozarevac.
Marko junto a Ana, Cure, Oki y Milan en Pozarevac.
Aquí junto a Marko y su familia. <3
Aquí junto a toda la familia. ❤

Conocer gente para mí significaba un reto porque no hablo serbio. Con el paso de los días practiqué algunos breves saludos y frases, pero que no es suficiente para comunicarse y entablar un diálogo. Sin embargo, aquellos amigos que sabían un poco de inglés intentaban su mejor pronunciación para poder conversar.

A veces era realmente difícil, pero siempre se tornaba en algo gracioso, entre la pronunciación y el significado… Mi novio intentaba traducir casi todo el tiempo, pero hay situaciones que no necesitan traducción. Siendo extranjera nunca me sentí fuera del grupo, al contrario, todos eran muy atentos, me sentía como en casa.

Durante las caminatas con Marko solíamos charlar sobre las oportunidades en este pueblo, que son muy pocas. La mayoría se ve obligada a salir de Pozarevac para estudiar fuera. Quienes pueden migran de país o se mudan a la capital. Otros no tienen más opción que quedarse y estudiar o buscar un empleo.

El salario mínimo en Serbia es poco más de 200 dólares mensuales (poco más de 600 Soles). Por ellos es usual que los jóvenes vivan en casa de sus padres hasta pasados los 25.

Por otro lado, aquí se disfruta de un ambiente de sosiego, bastante familiar. Mis memorias de esta primera visita son entrañables. La familia, los amigos, las películas, las reuniones, Zlatibor, la onda retro de Pozarevac, la base militar, el campo cerrado donde la OTAN arrojó una bomba durante la guerra de Kosovo…

En el avión, cuando retornaba a Lima  fotografiaba las nubes.  La gente cierra la cortina de la ventanilla del avión, yo siempre la tengo abierta, mirar las nubes desde su altura es un espectáculo.

Ahora queda un contrato más, uno que no había planeado hace un año, pero que al conocerte, todo cambió. Nos quedan algunos viajes por hacer… y juntos nos queda toda una vida por delante, una aventura que ya hemos empezado.

Juntos <3
Juntos. ❤

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s